Tu cuerpo como un verdadero Tablero de Control




Las Organizaciones utilizan Tableros de Control para gestionar el rumbo de su estrategia y los objetivos planificados. Es una herramienta de autocontrol y mejora continua que les permite lograr los resultados que se proponen. Se trata de una serie de “alarmas” que se activan cuando se produce algún desvío (como si fuese el tablero de alarmas de un avión). El objetivo es que se puedan tomar acciones a tiempo


Nosotros, las personas de carne y hueso, somos tan perfectos que llevamos un Tablero de Control incorporado en NUESTRO CUERPO. No solo nuestro cuerpo físico, sino también nuestras emociones funcionan como alarmas en nuestra vida. Estos están calibrados y en sintonía con lo más profundo de nuestro ser, nuestra esencia, nuestra alma, y cada vez que algo no va bien se enciende alguna de las alarmas.





¿Cómo se encienden estas alarmas?

Se encienden a través de disfunciones en nuestro cuerpo:

* Nos enfermamos

* Nos sentimos bajos de energía

* Nuestro estado de ánimo pasa a ser la tristeza, el enojo, la ira, el desgano

Estas alarmas son información valiosísima de cómo estás viviendo tu vida, de cuáles son los resultados que estás teniendo y hacia dónde te estás dirigiendo.



Te propongo que a partir de ahora, cuando tu tablero se encienda, realices la siguiente serie de pasos:


1. Conectate con esa disfunción que está presentando tu cuerpo. Toda enfermedad tiene un significado y un “para qué”. Busca dentro tuyo qué es eso que no está saliendo como quieres. Revisa cada uno de los aspectos de tu vida: tus relaciones, tu trabajo, tu pareja, tu propósito (y todas las que te hagan sentido) y chequea qué resultados estás teniendo en cada una. Elabora una lista bien detallada por cada uno de estos aspectos.




2. Una vez que detectas el ámbito en el que no estás logrando los resultados que quisieras, retoma esa lista y escribe al lado de cada resultado insatisfactorio cuál sería el resultado que quisieras lograr.



3. Anota en cada uno de los ítems en los que el resultado actual no es el resultado deseado y escribe al menos 3 acciones, por más chicas que sean, que puedan acercarte al resultado deseado. Empieza con acciones pequeñas, que puedas realizar día a día, como por ejemplo “comenzar a leer un libro sobre el tema”, o “buscar un mentor que me ayude”, o “dejar de hacer tal o cual cosa…”



4. Por último, diseña un plan detallado con las acciones propuestas en tu lista anterior, de modo tal que puedas implementarlas y cambiar tus resultados.


Es importante que aprendas a escuchar a tu cuerpo, porque se trata de escucharte a ti misma. Lo peor que puedes hacer es pasar por alto estas alarmas, porque tu cuerpo las irá intensificando hasta que al fin le prestes atención.

Para trascender hay que incomodarse. La vida colmada de plenitud, gozo y abundancia comienza donde termina tu zona de confort.


Aprende a utilizar tu cuerpo como un verdadero tablero de control, y verás todo lo que empezarás a descubrir de ti misma. #larueda #laruedacoaching #vivetuproposito #vidaplena #tablerodecontrol #empoderate #mejoracontinua #desarrollopersonal #desarrolloprofesional

12 vistas

+5492215239399

©2020 por La Rueda Creada con Wix.com